El albornoz o bata de baño, es una prenda muy común hoy en día y constituye una evolución desde la toalla. Nos facilita el momento de secarnos cuando salimos de la ducha por su comodidad y fácil manejo. Son prendas para el baño, realizadas en tela de toalla, que se anudan a la cintura simplemente mediante un cinturón de la misma tela que el albornoz. Estas prendas son fundamentalmente confortables y prácticas, que nos hacen mucho bien en nuestra rutina diaria.

Origen de los albornoces

El albornoz tiene su origen en la túnica, un atuendo amplio y ancho, sin apenas patrón ni costuras, que se ajusta al cuerpo de cada persona. Ya en Europa, cuando aún las casas no estaban provistas de cuartos de baño, era común utilizar batas para ir a las casas de baño donde se lavaba todo el mundo. Podría decirse que estas prendas eran batas de baño, ya que cumplían varias funciones, como el secado del cuerpo en busca de calor, o la preservación de la intimidad, ocultando la desnudez. Hoy en día utilizamos estas batas de baño o albornoces con fines similares.

Tipos de albornoces

Dentro de la gama de los albornoces existen multitud de tipos diferentes en cuanto a formas, medidas, colores y materiales textiles para toda la familia. Hay albornoces para bebés y para adultos XXL.

Los albornoces son unisex, no suele haber distinciones en este tipo de prendas que las hagan especialmente destinadas para hombre o para mujer. Puede hacerse una leve distinción en cuanto al color, o el tamaño; siendo los de hombre un poco más grandes que los de mujer, y mostrando tonos más azulados o grises quizás. Igualmente ocurre con los albornoces para niño o niña. En el momento de adquirir un albornoz, debemos tener en cuenta nuestras medidas para que sea un artículo cómodo, amplio y nos siente bien, ya que le vamos a dar mucho uso. Estas medidas pueden medirse por la edad, sobretodo en el caso de los más pequeños; o por el tallaje común del resto de ropa, con las tallas S, M, L, etc.

La calidad de los materiales empleados es muy variada dependiendo del fabricante. Hay telas muy económicas y otras más resistentes, de mejor calidad y durabilidad. En nuestra página web te ofrecemos albornoces de tela de rizo de alta calidad o rizo de terciopelo, de máxima suavidad, ambos con alto poder de absorción. Se trata de una prenda de uso diario y merece la pena invertir en calidad.

Respecto a su forma, pueden ser de diferentes clases y ofrecer algunos extras. Hay albornoces que incluyen bolsillos, generalmente dos de tipo parche; o capucha, algo muy satisfactorio a la hora de terminar el baño, sobretodo cuando tenemos el pelo mojado. La mayoría de las veces llevan un colgador en el interior del cuello para poder colgarlo. Así mismo, independientemente de la talla, existen diferentes estilos, asemejándose a un kimono por ejemplo o a una bata. Estos se diferencian en el diseño; algunos tienen las mangas más cortas, hasta el medio brazo; otros hasta el puño; algunos llegan hasta la rodilla, otros son un poco más largos, etc.

Podemos encontrar en el mercado albornoces desde los más sencillos y lisos, sin motivos decorativos; hasta los más originales, un poco más complejos e incluso personalizados por encargo. Ahora puedes elegir el que más te guste desde la comodidad de tu casa!

Albornoces Personalizados

Los albornoces personalizados son muy interesantes porque puedes elegir todas sus características, obteniendo así el albornoz que más se ajuste a tus necesidades. Son una buena opción no sólo para tenerlo en casa, sino como regalo, constituyendo una sorpresa muy original y aceptable para todo el mundo, porque ¿quién no necesita un albornoz? Y si está diseñado exclusivamente para ti mejor!

En nuestra web somos especialistas en la personalización de albornoces así como en otros artículos para el hogar. Ahora tienes la posibilidad de diseñar tu propio albornoz de la manera más fácil. Hay opciones para elegir la tela, el color, la medida, el motivo decorativo (dibujo, nombre o frase) y hasta el color del hilo de bordado. El resto corre a cargo de tu imaginación!

Cómo cuidar tu albornoz

Por último, existen algunos consejos para alargar la vida de tu albornoz y lo disfrutes durante mucho tiempo. Para conceder al albornoz un buen mantenimiento, es aconsejable dejarlo colgado después de cada uso para que se airee bien y evitar malos olores por la humedad. Se recomienda lavarlo cada dos semanas aproximadamente, y en programas de 40º en la lavadora. Para mantenerlo en buen estado, es preferible no utilizar suavizantes y lavarlo con jabones neutros para que perdure su poder de absorción y suavidad.

Cerrar menú
×

Carrito