Mi bebé no duerme – Técnicas para que descansen mejor

th

La primera pregunta que me viene a la cabeza cuando entran nuevos padres a la tienda es, ¿duermes?. Los primeros meses de un “bebé búho” son muy duros. A nosotros nos decían: Hay “niños lirones” y “niños Búho” (….opinión que no comparto del todo) La experiencia, que está hecha de fallos y aciertos y rectificar a tiempo, te lleva a ver que con los niños nunca se puede hablar, ni mucho menos sentenciar.

Si el niño no duerme lo probaremos TODO, si el niño duerme desde el principio…. (que dicen.. que los hay) ¡Felicidades! ya puedes decir que te tocó la lotería. Pero entre unos y otros hay una infinidad de niños que ni búhos, ni lirones.

Hace 15 años estaba de moda enseñar a dormir. Para nada existía el Colecho o al menos no tenía puesta la etiqueta, aunque muchos de aquellos niños hayan pasado más noches en la cama de sus padres que en la suya propia. Cuando han pasado esos 15 años (con sus días y sus noches) con las perspectiva de la distancia y el tiempo… no soy capaz de aconsejar ni una cosa  ni la otra.  Lo que sé es que hay hábitos y costumbres que favorecen al sueño y otros  que  no son buenos para que el niño duerma.  ¿Donde hay que dormir y cuando hay que dormir?

Hábitos para favorecer el sueño

th_34

1ª Mandamiento y Universal para todas las decisiones de la vida de nuestro Niño – niña:

Hablar y consensuar todas las decisiones sin que esté el niño delante, nunca discutirlas delante de la personita implicada y dar una versión común. (Es decir, que cuando se la comuniques él pueda ver que estáis los dos conformes con esa decisión).

2ª Costumbre: Tener un horario para ir  a la cama (tanto de siesta o noche)

3ª Costumbre : Incítalos a realizar actividad física al principio de la tarde con juegos que nos permitirán ir cansados a la cama.

4ª Costumbre: Relajación. Para conciliar el sueño fácilmente, no podemos dejar que el niño estire el juego hasta el mismo momento de meterlo en la cama. La misma adrenalina le impedirá dormir. Por eso hay que buscar actividades que les relajen progresivamente.

5ª Costumbre:  Seguir unas rutinas para ir a la cama(…Y sí, respetarlas ). Sobre todo las primeras semanas hasta que el niño sepa bien ” lo que toca ahora..” y se vaya a dormir sin rechistar.

Juegos para favorecer el sueño estimulantes

th_31

La actividad física por las tardes no sólo estará beneficiando a su salud, sino que además le facilitará el descanso nocturno. Con estos 4 juegos el niño acabará derrotado provocando que quiera ir a la cama sin que se lo ordenes.

Pisar las sombras:

Lo único que necesitas para jugar es un día soleado. Se trata de una variante del “Pilla-pilla”. Delimita el terreno de juego. Procura que sea un espacio despejado, que no tenga obstáculos. Quien se la liga debe pisar las sombras de los demás. Las sombras pisadas se retiran del terreno. O bien, la primera sombra en ser pisada será quien pase a ser pisador. Es un juego muy sencillo y a los niños les divierte mucho.

Ahora hay que tocar….

Se trata de que los niños corran a tocar el objeto o la persona que tú propongas en cada ocasión. Te paseas con los niños por un entorno determinado, a medida que avanzáis les vas

ofreciendo cosas que tocar: ” Ahora hay que tocar una cosa roja” ;” Ahora sentarse en el suelo sobre una baldosa”; “ahora hay  que saltar un escalón” …El último en hacerlo pierde y queda eliminado (o no, tú decides)

La búsqueda del Tesoro:

Es un juego de pistas, llevando algún juguete, caramelos, o cualquier cosa atractiva que se pueda esconder. Escondes los “tesoros”  y cuando tú digas….” A buscar ” tendrán que descubrir donde se encuentra.

Al principio no les das pistas, luego les puedes orientar con frío o caliente. También puedes ofrecerles pistas de forma de adivinanzas o acertijos del lugar donde está escondido. Y el que lo encuentra… lo esconde el siguiente.

Bolos Caseros

Con los botes, botellas vacíos….Antes de reciclarlos puedes reutilizarlos de una forma muy curiosa. Se rellenan de piedras o arena hasta un cuarto de su capacidad. A cada uno, según su tamaño, les darás una puntuación diferente.

Con una pelota con cierta consistencia, el terreno llano, y marcando la línea de lanzamiento….¡¡¡ Ya está la Bolera!!!

Juegos para favorecer el sueño relajantes

nia%c2%b1os_tranquilos

Para conciliar fácilmente el sueño, es básico un mínimo estado de relajación previo al sueño. Estos juegos te ayudarán a conseguirlo.

Las fotos que hablan:

Recopilamos fotos de paisajes, personas, animales, cosas… Las pegamos individualmente en cartulina, colección de fotos que se puede hacer con el niño.Cuando la tengas…puedes usarla para realizar una actividad creativa y tranquila como contar historias a partir de ellas. Poned boca abajo todas, destapa cinco e inventa una historia con ellas. Luego le tocará a tu hijo. También podéis jugar a ir contando una historia entre los dos. Las historias pueden resultar mucho más interesantes si en vuestra colección incluís fotografías vuestras: papá, mamá,…niños, abuelos…

Lo mejor del día:

A veces, lo único que necesitamos para que nuestro hijo se relaje es reflexionar y hablar juntos de lo mejor que le ha sucedido durante el día; algo que podemos hacer al final de la tarde para irle introduciendo en el ” Ritual del Sueño”. Es un modo de demostrar que nos interesamos por él, por saber algo más de lo que ha vivido mientras no estábamos juntos, de hacerle recuperar pensamientos alegres y eliminar cuanto antes cualquier otro pensamiento que pueda dificultarle conciliar el sueño.

La espalda- pizarra:

Se trata de algo tan sencillo como adivinar lo que escribo o pinto en tu espalda. Se escribe despacio y con trazos grandes y claros. Aunque el niño también querrá escribir en tu espalda, (y tu estés deseando) para que se relaje lo mejor es que seas sólo tú quien escriba en su espalda, para no se active demasiado.

El escondite imaginario:

Escondite mental, Primero deberis determinar unas normas con vuestro hijo: ¿pensamos sólo en lugares de la casa o fuera de ella? ¿valen lugares imaginarios ? ¿ jugamos en escondites de cuentos ? ..Entonces , una vez haya dicho que está escondido, comenzamos la búsqueda, empezando por los espacios más generales y concretando poco a poco con sus indicaciones. Por ejemplo, comenzamos diciendo Voy a buscar a ….en casa, a lo que él deberá responder

Frío o caliente.

Luego tendrás que seguir acercándote y mirando mentalmente y diciendo  en tal o cual habitación, debajo de la cama, dentro del armario, en el bote del cacao….

¿ Quiiiieeeén esssss maaáaaasss perezooosoooo? 

Dile a tu hijo que ahora sois dos osos muy perezosos y con muuucho sueño. Entonces tendréis que dialogar o cantar una canción demostrando lo perezosos que cansados que estáis: lo haréis en voz baja. somnolienta y alargando toooodoooo lo posible las palabras, como si os fuerais quedando dormidos, Introducid de vez en cuando algúnn bostezo, y no os extrañéis si os sale alguno no fingido, porque esto es de lo más contagioso.

Peluches para dormir

Ya los hemos cansado y como hemos dicho ahora lo que toca es que se relajen. Evita que corran o jueguen para que poco a poco entren en estado de relajación. Algo que funciona perfectamente son los peluches, aunque a todos nos entra la misma duda.

 ¿ Es bueno que dependan tanto de un peluche?

En las normas para educar bebés… de lo que “es mejor y lo que es peor” va en modas, unas son pasajeras y otras llegan para quedarse porque están probadas y comprobadas que funcionan. Es el caso del apego con su peluche, mantita o gasa, algo que se convierte en amigo inseparable para afrontar los momentos de inseguridad con valentía.

Revista Crecer Feliz.es :

  Aunque hay algunos niños que se aferran a un pañuelo o a su almohada, a esta edad el objeto afectivo suele ser un muñeco o un peluche. El motivo es que el niño le dota de vida y lo utiliza para expresar tanto su alegría y su cariño como su pena y su frustración.

Por eso debe tener forma de persona o de animal, para poder hablarle, mecerlo, regañarle cuando “se porta mal”, hacerle mimos, darle de comer, acostarlo… No es cierto que tener una mascota denote carencias afectivas. Muchas veces el pequeño la quiere simplemente para imitar a sus padres.

Puedes elegir entre un peluche de los de toda la vida o uno de los nuevos “peluches interactivos” que estimulan sus sentidos. La clave es que se apacigüen. Estos peluches se centran en  vista y sonido apacibles, fragancias relajantes y una acogedora suavidad al alcance de sus deditos. Pero también están pensados para jugar. Nuestros amigos de peluche son como uno más de la familia: ofrecen una cara amable y sonriente cuando es la hora de irse a dormir, y un abrazo reconfortante cuando las cosas no van como deberían en el área de juegos.

Deja un comentario

Menú de cierre
×

Carrito