Transmitir Valores a Nuestros Hijos

Transmitir Valores a Nuestros Hijos

Muchas veces…. nos preguntamos por qué es importante y necesario que eduquemos a nuestros hijos a través de los valores. Educar a nuestros hijos para que aprendan a dar valor a algunos comportamientos y conductas les ayudará a convivir de mejor manera y a sentirse bien en el ambiente en que se encuentren. Valores como la amistad, la comprensión, la tolerancia, la paciencia, la solidaridad y el respeto, son esenciales para un sano desarrollo de los niños.

Un niño que conoce el límite del otro, podrá vivir una vida sana y saludable, sea en su entorno familiar o escolar. Un niño que sabe respetar a los demás, será más fácilmente respetado. También es preciso recordarnos que los niños aprenden con el ejemplo.

El ejemplo que dan sus padres…. en su forma de relacionarse con los demás, de pedir las cosas, de compartir , de cooperar, de ayudar a los demás, de defender, de reclamar, de tolerar y aceptar.

LA AMABILIDAD Y RESPETO

La amabilidad no nace con el niño, éste es impulsivo por naturaleza, a ser amable se aprende con la vida. Partiendo de esto, no podemos esperar que los niños aprendan solos o confiar en un milagro para que sean amables con otros niños, o con adultos. Si un niño ha sido antipático, arisco o ha faltado al respeto a alguien; no podemos esperar que se le pase. Los padres estamos aquí para educar, para formar a esa personita para que en el futuro sea feliz, sociable, e independiente.

Los niños necesitan de límites. Y necesitan de nuestro ejemplo, Si queremos que nuestro hijo sea AMABLE  Y actúe con RESPETO….Hagámoslo nosotros antes:

Lo  Primero …es no gritar.

De nada sirve gritarle a un niño…¡¡¡¡¡¡ DEJA DE GRITAR !!!!!  Estas siempre gritandooooo!!!!  !!!! HÁBLALE BIEN A TU HERMANA !!!!! ¿ A qué es absurdo ? Pues todos  en algún momento, lo hemos hecho, (porque somos humanos y nos sacan de los nervios…) pero no ayuda de nada, al contrario desanda lo andado. Tenemos que procurar que sean las menos veces posibles.

“Los adultos somos nosotros, los que tenemos la experiencia somos nosotros y los que tenemos que educar somos nosotros “

Hay que guardar esos nervios…por nuestro propio bien.

Lo  Segundo…..No dejar que nos hablen con desprecio.

Eso nunca, ni una vez, ni a nosotros como padres ni a otros adultos como los abuelos, tíos, … Ante una mala contestación. Algo que funciona es decir, (con el mejor tono posible..) ¿Yo te estoy hablando mal? Entonces…¿Por qué tu me estas hablando mal?  Os sorprenderá su cambio.

Seguro que con una vez sola no va ha ser suficiente. Pero esto de educar es una carrera de fondo. Y yo pienso que las cosas por mucho que se repitan no caen nunca en saco roto.

*Hay más formas de conseguir que los niños sean amables y respetuosos, cada padre o maestro tiene la suya propia. Seguro que puedes contarnos la tuya. Lo que funciona para un niño puede que para otro no sirva de nada.

Pedir perdón

Es un acto de humildad, de reconocer un error y de demostrar a uno mismo que nadie, pero nadie es perfecto. Que todos, absolutamente todos, podemos equivocarnos, y que por lo tanto debemos asumir y ser responsables de nuestros actos. Se puede pedir perdón de distintas y variadas maneras, y no solo a través de palabras.

Si tu hijo ha tenido un mal comportamiento o una mala actitud contigo, con su padre, hermanos, o con sus amigos, anímale a pedir perdón.

Pautas para que los niños pidan perdón

A partir de los dos años, los niños pueden aprender que si pegan a otra persona ella posiblemente llorará y se sentirá triste. En este momento, se debe fomentar empatía mostrándoles qué es lo que siente una persona que fue “herida”. Además de reprenderles, debemos animarlos a que de alguna forma “curen” esta “herida”, haciendo con que su amigo se sienta mejor.

A partir de los 5 años, los niños ya poseen la capacidad de saber que su mal comportamiento ha resultado en una mala consecuencia.

A esta edad, ellos ya entienden sobre lo que es correcto y lo que no, aunque eso no quiere decir que resulte más sencillo que aprendan a pedir disculpas. De este modo, debemos hacerles “recapacitar” sobre lo que hizo, reprenderles con paciencia y firmeza, y hablarles sobre la importancia de “arreglar” lo ocurrido, reconociendo que se ha equivocado y pidiendo disculpas, con un abrazo, ofreciendo un regalo al amiguito “lastimado”, demostrando arrepentimiento, cambiando su forma de actuar para la próxima vez que lo encuentre, o simplemente diciéndole “perdón”, “lo siento”, “disculpas”, etc.

El niño que aprende a pedir perdón, sea de la forma que sea, será un niño preparado para tener buenas relaciones personales.

Los padres que saben pedir perdón a su hijo por lo que sea, son un buen ejemplo para los hijos.

Fuente consultada:  La Guia Infantil

 

Rutinas favorables en la infancia: Ordenar

Ordena tú Cuarto

Buscando soluciones para conseguir que ordenen sus habitaciones en particular y su mundo en general.

Encontré en el blog de charhadas ….Unos consejos muy prácticos que pienso poner en práctica.

 

  • Cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa: si tienen claro donde va cada juguete será mucho más fácil recoger. Debemos establecer un lugar específico para cada objeto, esto le facilitará encontrarlo cuando desee jugar con él y luego sabrá donde volver a dejarlo. Las cajas de plástico y las cestas son muy buena opción, sobretodo al principio en el que recoger resulta más complicado. Además podemos poner un dibujo indicando lo que va dentro de cada caja.
  • Dar ejemplo: es importantísimo que el niño viva en un entorno ordenado y que vea que sus padres mantenemos en orden toda la casa, así será más fácil que adquiera el hábito. También debemos procurar que sea ordenado no sólo con los juguetes, sino con todas las cosas de su cuarto, ropa, calzado, abrigos, libros …
  • Órdenes claras: si a tu hijo le dices “recoge tu cuarto” no sabrá por donde empezar, pero si le vas dando órdenes claras verá que son objetivos fáciles de cumplir “guarda el puzzle”, “recoge los zapatos”, “coloca los coches en su caja”.
  • Recoger jugandoHay muchas formas de motivar la recogida de juguetes, mientras son pequeños podemos crearles este hábito con juegos. Podemos cantar una canción sobre recoger y al ritmo de la música irá colocando las cosas. También podemos jugar al veo veo, le nombras un objeto descolocado y tiene que encontrarlo y colocarlo en su sitio. Cuando son un poco más mayores podemos cronometrarle, haciendo carreras con sus hermanos o contra él mismo.
  • Menos es más: está claro que cuanto menos juguetes tenga menos le costará recogerlo, el caso es que es muy positivo para el niño ir variando de juguetes. Puedes guardar algunos juguetes en otro lugar (altillo, trastero, …) e ir cambiándoselos de vez en cuando. También deberemos ir revisando los juguetes que se rompen para retirarlos y los que ya no juega con ellos porque se le han quedado pequeños para donarlos.
Y recuerda que no debemos terminar recogiendo nosotras cuando nuestros hijos se nieguen.
 Por supuesto …..el secreto para tener éxito estará en no rendirse……..en ser más tenaces que ellos. ¡¡¡¡    Suerte  !!!!    (Nadie dijo que fuera fácil)

Fuente consultada: Charhadas.com

Asumir que todos somos diferentes

TODOS  SOMOS IGUALES…., Y TODOS SOMOS DIFERENTES.

Como seres humanos somos todos iguales, y todos somos diferentes, y aprender a respetar esas diferencias nuestras y de los demás es fundamental para que nuestros niños maduren y aprendan a convivir. Un aprendizaje y enseñanza que deben ser transmitidos a los niños desde que son muy pequeños.

APRENDER A SER RESPETUOSO CON LA DIVERSIDAD

El niño debe ser protegido contra todas las prácticas que puedan fomentar la discriminación. La discriminación del niño puede ocurrir en cualquier ámbito. Por ello, es sumamente importante que los niños aprendan a no discriminar….ni ver el racismo como algo normal. Debe comprender que la diversidad existe y como tal se debe respetar, hacer amigos y respetar a los demás, 

independientemente de sus mayores o menores capacidades, su color de piel, de sus rasgos, de cómo es su pelo, su religión, su idioma….y a respetar su cultura y sus tradiciones.

Esa es una tarea importante principalmente en los días actuales en que cada día son más las familias que emigran e inmigran de un lugar a otro.

 LA PRÁCTICA

El niño puede aprender a ser respetuoso en la diversidad….

– Cuando sus padres también lo son

– Cuando leen cuentos e historias de otras culturas

– En la escuela y colegios. Los niños deben aprender a amar a sus compañeros

– Cuando valoran los idiomas

– Cuando se les junta a niños diferentes en los parques, en los campamentos de verano, en las colonias de verano, en el colegio, etc.

Educa con cuentos

Cuento Pulgarcito

 Articulo escrito por Laura Jiménez para La Guia del Niño.com

Los cuentos son un instrumento magnífico para el aprendizaje de valores, pues los niños se involucran fácilmente con los personajes de las historias, entienden su vocabulario, tienen problemas comunes y pueden aprender a resolverlos como hace el protagonista de ese relato que le lees cada noche.

Estos son algunos de los valores más importantes que querrás enseñar a tus hijos y los cuentos con los que puedes lograrlo.

Tolerancia. Enseñarla en una sociedad multicultural como la nuestra es fundamental. El patito feo representa muchos de los prejuicios que la gente tiene contra los que son diferentes y, al tratarse de un relato tierno, fomenta la sensibilidad. El ejemplo de Dumbo y cómo se gana el respeto de todos con trabajo y esfuerzo también puede serviros.

Colaboración. Las frecuentes peleas de los niños cuando tienen que trabajar en grupo hace más que necesario enseñarles a ayudarse. Hansel y Gretel lograron derrotar a la bruja trabajando juntos y en El Mago de Oz sus protagonistas han de ayudarse para lograr lo que desean.

Esfuerzo. Es el valor más difícil de interiorizar para los pequeños, que suelen preferir actividades y recompensas a corto plazo. El cuento de Los tres cerditos o la fábula de La cigarra y la hormiga les mostrarán lo que se puede conseguir siendo trabajador.

– Sinceridad. Hasta los seis u ocho años un niño no es capaz de distinguir claramente la verdad de la mentira y usarla en beneficio propio. Pinocho y el protagonista de Pedro y el lobo sufrieron continuas desgracias por culpa de las mentiras que contaban. Con Pinocho también aprenderá el perdón, la responsabilidad o la importancia de obedecera la voz de la conciencia.

Prudencia. Templanza, cautela, moderación es lo que enseñan Juan sin miedo y Pulgarcito, que solos son capaces de vencer sus miedos y de engañar a un gigante.

Paciencia. Los niños son impacientes por naturaleza. Quizá por eso les guste tanto la historia de Cenicienta, una pobre muchacha que gracias a su paciencia y a saber esperar logra casarse con su príncipe azul. Eso sí, explícale que en la vida real no hay hadas madrinas con una varita mágica. El genio de Aladino también supo esperar hasta dar con un amo que lo liberase, y lo encontró.

Amor. Aunque los niños sienten un amor incondicional por sus padres y familiares, los dos cuentos infantiles románticos por excelencia, El soldadito de plomo y La Bella y la Bestia, le enseñarán que también se puede amar sin medidas a alguien que no es de tu familia.

Asesoramiento: Laura Bendesky, psicóloga infantil y coordinadora de proyectos del Instituto de la Infancia de Barcelona.

Escrito por: Laura Jiménez     Para Guia del Niño.com

Deja un comentario

Menú de cierre
×

Carrito